Hamed Abdel-Lah Alí

Investigador colaborador

Mi nombre es Hamed. Nací en Ceuta hace 50 años. A diferencia de much@s con quienes me crie y a quienes pude conocer a lo largo de mi vida (más inteligentes o igual de competentes que yo), yo he tenido la suerte y el privilegio de poder licenciarme en Lengua y Literatura Española e Hispanoamericana (1993), de obtener el Máster Universitario Oficial en Profesorado de Educación Secundaria Obligatoria, Bachillerato, Formación Profesional y Enseñanza de Idiomas (2011), de finalizar el Curso de Doctorado en Modelos de Enseñanza-Aprendizaje y Desarrollo de las Instituciones Educativas (2014) y finalmente de depositar mi Tesis pendiente de lectura.

A nivel profesional, he ejercido de
– Profesor de Secundaria de Lengua y Literatura Castellanas (Interino).
– Profesor de Español L2 en la Escuela Oficial de Idiomas de Ceuta, en el CETI, así como en Academias de lenguas, Escuelas Superiores e Institutos (Marruecos)
– Traductor e intérprete del árabe, francés y rifeño al español y viceversa en diferentes administraciones públicas: Centro Asesor de la Mujer Ceuta, Cruz Roja Ceuta, Fundación Premio y Convivencia Ceuta.
– Monitor de talleres de Alfabetización y Enseñanza del Dariya.

Soy miembro numerario del Instituto de Estudios Ceutíes en el área de Ciencias Sociales. Como línea principal de investigación me interesan el reconocimiento y la valoración de las lenguas minoritarias, la Interculturalidad transcultural y los Estudios Culturales.

Aterricé en el ámbito de la investigación gracias a la experiencia vivida en el Máster. Ésta hizo resurgir las agridulces ansias de investigación descubiertas 20 años atrás cuando realizaba el trabajo fin de carrera (Licenciatura) y que debido a las responsabilidades diarias que “los de abajo” debemos confrontar para poder sobrevivir (trabajo, familia, sustento…) tuve que aparcar. Sin embargo, una vez redescubiertas decidí no dejar pasar la oportunidad brindada y continuar con el doctorado.

Mi deseo científico, siempre desde un optimismo trágicamente utópico, es y seguirá siendo intentar mejorar la situación de quienes lo tienen más difícil, concienciar a los mejor situados en el gran valor de la solidaridad ciudadana y emancipar a ambas partes desde la horizontalidad conjugando Ciencia y Consciencia, Razón y Corazón.